«El Regreso de los Demonios» por Andrew Whitley

«El Regreso de los Demonios» por Andrew Whitley

Ignorando las posibles similitudes vistas hasta ahora.  Esta última guerra entre Israel y Hamás en Gaza, la sexta y, con mucho, la más destructiva desde 2005, es en muchas maneras diferente de sus predecesoras. Por ello, también es altamente improbable que termine de la misma manera que antes: la considerable destrucción de hogares e infraestructura civil, un estancamiento militar y político inconcluso y un regreso al statu quo anterior.

Podría pensar que ha visto esta película antes, pero no lo ha hecho. Es posible que solo estemos viendo la secuencia inicial, pero una cosa ya está clara. Nadie, ni Bibi Netanyahu, ni Joe Biden, ni Ismail Haniyeh, el líder de Hamás, ni el Ayatolá Jamenei, sabe cómo va a terminar la guerra.

Como cuando el mundo conmocionado presenció el 17 de octubre como una explosión en el hospital Al Ahli en Gaza mató a varios cientos de civiles palestinos que buscaban refugio o tratamiento, el curso del conflicto puede dar giros inesperados de repente. Una vez que comienza una guerra total, a menudo escapa de las manos de quienes dicen estar al frente. Mientras escribo, las luces de advertencia sobre la escalada regional ya están parpadeando.

Otra conclusión preocupante se puede extraer en estos primeros días. Los miedos más profundos y existenciales de judíos y palestinos por igual han sido invocados. Como fantasmas cuyos cuerpos fueron enterrados en tumbas demasiado superficiales, los traumas colectivos han vuelto a emerger a la luz del día. A medida que las emociones se exaltan en ambos lados, la deslegitimación racial del otro vuelve a aparecer. Supuestos israelíes racionales describen a los palestinos como animales que deben ser asesinados. Si quieren poder vivir vidas pacíficas juntos nuevamente, una esperanza que no parece probable en mi vida, este tipo de retórica inhumana debe ser desterrada de una vez por todas.

Para los judíos, la matanza de inocentes que ocurrió el día de inicio de esta guerra, el sábado 7 de octubre, en los kibutz cerca de la valla fronteriza de Gaza evocó recuerdos ancestrales de pogromos antisemitas en Europa del Este y el Holocausto nazi. El hecho de que muchos de los residentes del kibutz fueran activistas por la paz comprometidos a vivir en armonía con sus vecinos palestinos agregó un sabor amargo.

Para los palestinos, la orden de Israel a un millón de gazatíes de abandonar sus hogares y dirigirse hacia el sur, hacia la frontera egipcia e incluso al desierto del Sinaí, fue un recuerdo de su desplazamiento masivo en 1948, la Nakba, como si aún no hubiese terminado. Mientras tanto, Egipto y Jordania temen que puedan verse obligados a soportar la presión migratoria.

Al margen de las decenas de miles de vidas ya perdidas o destruidas, muchas de ellas mujeres y niños, la mayor víctima hasta ahora ha sido el respeto por el derecho internacional humanitario y las reglas de la guerra. Lo que ha sido sorprendente es el desprecio sistemático de ambas partes, especialmente de Israel, un estado poderoso que ha ratificado tratados y convenciones que rigen la conducta militar en tiempos de guerra, por los principios más básicos.

Lo que agrega a mi profunda consternación es que los aliados cercanos de Israel en Occidente hoy en día están ya sea tácita o explícitamente, condonando graves violaciones de la ley, muchas de las cuales equivalen a crímenes de guerra. Cómo es posible que los políticos occidentales defiendan o justifiquen el corte de agua, electricidad, combustible, alimentos y medicinas a toda una población de 2.3 millones de personas, castigándola por los pecados de Hamás y obligándola a liberar a sus rehenes. Resulta difícil de comprender. Choca bastante la destacada desconexión moral que vemos entre las declaraciones piadosas que Occidente hace constantemente sobre las acciones de Rusia en Ucrania y la despreocupación absoluta por lo que Israel está haciendo en Gaza.

Como cualquier abogado internacional sabe, la toma de rehenes como escudos humanos o elementos de negociación está absolutamente prohibida por la ley. Hamás tiene, por lo tanto, la obligación de entregar de inmediato a todos los civiles que retiene, comenzando por mujeres, niños, ancianos y enfermos. Su detención ilegal solo proporciona a Israel un pretexto adicional para su amenazada invasión terrestre. La situación legal de los soldados israelíes capturados por Hamás es más confusa; podrían considerarse legítimamente como prisioneros de guerra. Aun así, deben ser cuidados, tratados con respeto y devueltos a salvo a sus hogares una vez que terminen las hostilidades. Lo mismo es cierto al revés. Israel detiene a unos 7.000 prisioneros palestinos, muchos de ellos sin cargos durante años. Un intercambio de prisioneros sería un buen primer paso, como Qatar ha comenzado a intentar lograr.

Desde una perspectiva humanitaria, la máxima prioridad, y más urgente, debe ser, por supuesto, una pausa en los combates para permitir que entren suministros esenciales en la Franja de Gaza, como muchos están demandando, especialmente en el mundo árabe. La vida de cientos de miles de palestinos está en grave riesgo hoy debido a la falta de alimentos y agua, o enfermedades.

Lo que hace incómoda esta demanda para que los líderes occidentales la adopten públicamente es que va en contra de la estrategia de guerra de Israel, que es poner deliberadamente presión colectiva sobre toda la población de Gaza y forzar la mano de Hamás. En este sentido, desde hace días, ha habido una lucha de poder entre el Egipto respaldado por otros estados árabes, por un lado, e Israel, respaldado por Estados Unidos y gran parte de Europa, por otro. Los llamados de las Naciones Unidas para que prevalezca la humanidad en medio de la locura hasta ahora han sido ignorados.

El objetivo declarado del gobierno de Netanyahu, con un apoyo público abrumador, es destruir a Hamás militar y políticamente. Este objetivo es irreal y poco probable que tenga éxito. Hamás y su organización hermana más radical, la Yihad Islámica Palestina, representan una parte significativa y legítima del espectro político de Palestina. Este peligroso curso de acción es probable que provoque la aparición de otros monstruos, antes no vistos.

Por desagradable que sea para los líderes occidentales y árabes que han intentado prohibirlos, a lo largo de las décadas, los islamistas han recibido consistentemente el apoyo del 30 al 40 por ciento del electorado palestino. Una encuesta reciente en la Universidad de Birzeit en Cisjordania, a menudo considerada un indicador confiable del estado de ánimo nacional, demostró que en unas nuevas eleczciones generales, Hamás derrotaría convincentemente a Fatah. El objetivo israelí también pasa por alto convenientemente a muchos palestinos en la diáspora, especialmente en los campos de refugiados, que apoyan grupos islamistas de un tipo u otro. Si Hamás desapareciera, es probable que en los próximos años surja otra organización yihadista más violenta.

Si el rumbo de los eventos actualmente previsto en y alrededor de Gaza es la dirección equivocada a seguir, ¿cuál es la mejor alternativa?

La respuesta se divide en tres partes. Debe ejercerse una presión internacional significativa sobre Netanyahu para que no proceda con una invasión terrestre y una ocupación permanente del norte de Gaza, como se está amenazando. Esto podría actuar como la chispa de una guerra regional más amplia que debe evitarse. En segundo lugar, los palestinos en todas partes, no solo en Israel y los territorios ocupados, deben afrontar su futuro en sus propias manos. La OLP y el amplio movimiento nacional por la libertad y la independencia deben ser revividos desde arriba hacia abajo. No hay otra opción. No puede haber más reordenamiento de las sillas mientras el barco está ardiendo.

Finalmente, la comunidad internacional debe asumir su responsabilidad legal y moral por el bienestar de los cinco millones y medio de palestinos en los territorios ocupados, incluyendo Jerusalén Este. La gran pregunta del momento es quién será capaz de administrar Gaza después de que termine la guerra. No puede ser la Autoridad Palestina liderada por Fatah, que carece de legitimidad pública en estos días. No podrá gobernar el territorio ni por consentimiento ni por la fuerza. Tampoco puede haber otra ocupación y administración militar israelí; resultaría en un levantamiento popular y una continua guerra de guerrillas.

La mejor (y más práctica) opción es colocar la Franja de Gaza bajo una administración internacional temporal, como se hizo con Timor Oriental (una antigua colonia portuguesa anexada por Indonesia) y en los Balcanes después de la desintegración de la República Yugoslava. No debe pasarse por alto que las Naciones Unidas tienen una responsabilidad legal sobre Palestina, para encontrar una solución política duradera que ponga fin a la ocupación israelí que comenzó en 1967. La Unión Europea, que tiene un interés importante en la seguridad de la región y ha gastado miles de millones de euros desde los Acuerdos de Oslo en tratar de construir las instituciones de un futuro estado palestino, también debería desempeñar un papel principal.

Existe un precedente. En 2005, la entonces Secretaria de Estado de los Estados Unidos, Condoleezza Rice, negoció un Acuerdo de Acceso y Movimiento que cubría la Franja de Gaza con Israel, la OLP y Egipto. Dispositivos de monitorización de la Unión Europea fueron colocados en los cruces de Rafah y Kerem Shalom para inspeccionar a las personas y mercancías que entraban y salían del territorio, para construir la confianza en todos los lados. El acuerdo colapsó con los enfrentamientos intra-palestinos de mediados de 2007, que llevaron al completo control de Hamas sobre el territorio.

Con Hamas dispuesto a devolver la responsabilidad de administrar Gaza a cualquiera dispuesto a asumirla, ahora es el momento de revivir este plan, pero en una escala mucho más ambiciosa. La administración temporal debe ser estrictamente limitada en el tiempo, tal vez a dos años, y a un calendario político que permita nuevas elecciones en todos los territorios palestinos.

Bajo un nuevo liderazgo, los palestinos tienen la oportunidad de un futuro más brillante. Mientras tanto, los combates deben detenerse.»

 

Por Andrew Whitley, miembro del Consejo Asesor de Helsinki España y ex alto funcionario de las Naciones Unidas.

 

Finaliza el curso internacional de cooperación cívico-militar de la ONU impartido por segundo año en l’Alfàs

Finaliza el curso internacional de cooperación cívico-militar de la ONU impartido por segundo año en l’Alfàs

Con el acto de entrega de diplomas ha finalizado el curso de cooperación cívico-militar de OCHA, la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas, que ha tenido lugar por segundo año consecutivo en l’Alfàs del Pi. Una actividad organizada por la asociación Helsinki España, el Ministerio de Defensa y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).

Durante una semana, 24 personas se han formado en la organización de acciones de coordinación civil-humanitaria en situaciones de emergencia.

La Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios es el brazo de la Secretaría de Naciones Unidas responsable de movilizar y coordinar la respuesta de los actores humanitarios ante emergencias.

Las responsabilidades de OCHA tras un desastre son, a petición del país afectado: valorar las necesidades, remitir a otros organismos las solicitudes de financiación de la ayuda humanitaria, organizar las reuniones de donantes y los dispositivos de seguimiento, supervisar el estado de las contribuciones hechas en respuesta a las solicitudes y enviar informes sobre los acontecimientos a medida que suceden.

Desde el Ayuntamiento de l’Alfàs del Pi, el concejal de Relación con Asociaciones, Patrick de Meirsman, ha agradecido a Helsinki España el que, por segundo año, haya desarrollado en el municipio este curso, en el que se forma a expertos en la asistencia humanitaria internacional en situaciones de emergencia. De Meirsman ha asistido al acto de clausura, celebrado en un hotel de l’Alfàs del Pi, junto a María Jaén y Ángela Suárez, responsables de la asociación Helsinki España.

 

 

 

 

Jornada de puertas abiertas de la Unidad de Apoyo Logístico Sanitario

Jornada de puertas abiertas de la Unidad de Apoyo Logístico Sanitario

Desde Helsinki España anunciamos el exitoso cierre de la jornada de puertas abiertas de la Unidad de Apoyo Logístico Sanitario.

En este evento, que se celebró el 10 de octubre, el equipo de Helsinki España pudo trabajar con 90 jóvenes apasionados por la atención médica en situaciones críticas.

Los talleres ofrecidos en esta jornada proporcionaron una visión enriquecedora de las habilidades y conocimientos esenciales para la atención médica en situaciones de emergencia.

A lo largo de la jornada, se llevaron a cabo cuatro talleres, cuyas actividades se pueden resumir de la siguiente manera: aprendizaje de técnicas de control de sangrado para detener hemorragias, adquisición de conocimientos acerca de contenedores sanitarios, botiquines individuales de combate y mochilas para sanitarios de combate, exploración de las plataformas de evacuación sanitaria y el uso de desfibriladores.

Además, estos conocimientos están integrados en nuestro programa HEAT, el cual te brindará la oportunidad de profundizar y expandir tus competencias en este campo.

 

 

 

Desafíos y amenazas a la seguridad internacional. Construyendo pensamiento crítico desde la universidad

Desafíos y amenazas a la seguridad internacional. Construyendo pensamiento crítico desde la universidad

“Desafíos y amenazas a la seguridad internacional. Construyendo pensamiento crítico desde la universidad” es una jornada subvencionada por la Secretaría General de Política de Defensa del Ministerio de Defensa que tiene como objetivo mejorar el conocimiento acerca de los desafíos y amenazas actuales a la seguridad internacional, incentivar su análisis y pensamiento crítico, así como acercar a la juventud a cuestiones claves en la seguridad internacional actual. Las sesiones estarán a cargo de representantes del Ministerio de Defensa, Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional, Instituto Español de Estudios Estratégicos, personas expertas en Seguridad.

Si tienes interés en profundizar sobre las principales amenazas a nivel mundial que comprometen la paz y la seguridad internacional, así como en comprender el impacto de la desinformación en las democracias actuales a través del uso de las redes sociales, y conocer los riesgos asociados a las nuevas estrategias bélicas mediante las guerras híbridas, no puedes dejar de hacer esta actividad.

Con una duración de 5 horas (aprox.), se desarrollarán 3 sesiones a cargo de expertos/as, seguidas por 1 de debate universitario. El proyecto se centra en incentivar el pensamiento crítico para potenciar la capacidad de análisis y argumentación de las personas participantes. Para ello, durante el final de la jornada se harán diferentes grupos entre las personas asistentes para debatir en torno a cuestiones previamente planteadas en la jornada.

El evento tendrá lugar el lunes 9 de octubre de 08:30h a 14:00h en el Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (P.º de la Castellana, 61, 28046, Madrid).

Inscríbete aquí o a través de helsinkiespana@helsinkiespana.org

 

 

 

 

Helsinki España acoge el curso UN-CMCoord de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU

Helsinki España acoge el curso UN-CMCoord de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU

Helsinki España ha acogido la celebración del curso de cooperación cívico-militar de OCHA la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas en el municipio de l’Alfàs del Pi. Una actividad organizada por la asociación Helsinki España, el Ministerio de Defensa y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Durante una semana, 24 personas de 15 nacionalidades diferentes se han formado en l’Alfàs del Pi en la organización de acciones de coordinación civil-humanitaria en situaciones de emergencia.

La Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios es el brazo de la Secretaría de Naciones Unidas responsable de movilizar y coordinar la respuesta de los actores humanitarios ante emergencias.

Las responsabilidades de OCHA tras un desastre son, a petición del país afectado: valorar las necesidades, remitir a otros organismos las solicitudes de financiación de la ayuda humanitaria, organizar las reuniones de donantes y los dispositivos de seguimiento, supervisar el estado de las contribuciones hechas en respuesta a las solicitudes y enviar informes sobre los acontecimientos a medida que suceden.

Desde el Ayuntamiento de l’Alfàs del Pi, las concejalas de Cooperación y Voluntariado, Isabel Muñoz, y de Residentes, Martine Mertens, han destacado la importancia de acoger en l’Alfàs del Pi un curso de estas características, en el que se forma a expertos en la asistencia humanitaria internacional en situaciones de emergencia. Ambas regidoras asistieron al acto de entrega de diplomas con el que finalizó este curso de formación.

 

 

Pin It on Pinterest

×